Cómo convertir tu dinero en ingresos pasivos

Cómo convertir tu dinero en ingresos pasivos

A menudo me encuentro por casualidad a participantes del entrenamiento intensivo el “Abundantemente” o del curso online “Dinero y Pareja” que quieren saber la mejor manera de convertirlo en un negocio de ingresos pasivos, es decir, sin trabajar directamente por ellos.

Nuestros participantes saben cómo generar dinero para invertir, lo que llamamos CLF, la “Cuenta de Libertad Financiera” o nuestra Gallina de los huevos de oro! En ese sentido, casi no importa lo que hagas con tu ahorro mientras que sea dinero que pronto va a estar trabajando para ti (mientras sea algo legal obviamente).

Si sabes que el lanzar un libro va a ser una estructura de ingresos pasivos que más  adelante podrás utilizar, si sabes que el negocio que abrirás va a ser sistematizado y apalancado, y que finalmente trabajará para ti en vez de ser un nuevo empleo para ti, vas a tener ingresos pasivos. Es decir, si creas una situación en donde inviertes dinero y éste trabaja para ti, estás creando ingresos pasivos, lo que dependiendo de tu estilo de vida deseado y del monto que genere ese negocio, podría darte la anhelada libertad financiera, la que definimos como “trabajar porque quieres y no porque debes”.

Sin embargo, a veces perdemos dinero en toda clase de inversiones, negocios, acciones, bienes inmuebles, etc. Cada uno es diferente. No hay ningún sistema de inversión garantizado, y si te ofrecen uno con cero riesgo, toma tu billetera y corre lo más rápido que puedas! No hay sistemas infalibles y en mi experiencia, creo que ninguno marca demasiado la diferencia en términos de probabilidad de éxito. Creo que lo que marca la gran diferencia es quién hace esta inversión, es decir, YO. No son los sistemas los malos, somos las personas que arruinamos nuestras inversiones con todas las negativas maneras de pensar sobre el dinero.

Quienes han ido a alguno de nuestros talleres saben que la mayor parte del tiempo nos deshacemos del dinero, de manera inconsciente obviamente. Nos saboteamos y no seguimos el sistema escogido ni las reglas para tener éxito en cada área. El 80% de las personas que invierten en un negocio lo pierden todo! ¿Esto es problema del negocio o problema de ellos? ¡Son ellos! El 80% de las personas que hacen algo fallan en ello, en distintas áreas. ¿Esto es problema del área escogida o es problemas de ellos? ¡Son ellos! Entonces la respuesta es: decide algo en lo que quieras hacerte bueno, no lo que creas que da más dinero. En últimas, dedicarás varios años a esto.

He aquí algunas preguntas que te ayudarán a convertir tu dinero en ingresos pasivos:

 

  1. ¿Hay otras personas haciéndolo bien?Una manera rápida de saber si un sistema funciona es observar si hay alguien haciendo dinero con ello. Si hay algunas personas que hacen dinero con él, entonces funciona! "Sí, pero no es la mayoría." No te preocupes, si te fijas, la mayoría en cualquier área lo hace mal.
  2. ¿Te imaginas haciéndolo?¿Lo harías si no te pagaran?Si no te gusta invertir en acciones, entonces no lo hagas. Personalmente conozco a algunas personas haciendo mucho dinero en acciones, pero no es algo que me guste y no me imagino dedicando varios años de mi vida a crear un ingreso importante en esa área. Prefiero poner toda mi energía y recursos en algo que de verdad me apasione, como la formación de personas por ejemplo, área en la que aunque no lo parezca, sí se pueden construir ingresos pasivos.
  3. ¿Seré capaz de sistematizarlo?Recuerda, estamos hablando de ingresos pasivos, si te inventas un negocio en el cual deberás estar 12 horas al día por el resto de tu vida, eso es un empleo, y bastante esclavizado! La idea es que se pueda sistematizar cuando antes y pueda funcionar sin ti, sin que disminuyan las ganancias por tu ausencia (¿o crees que si el dueño de Wallmart no va a trabajar su compañía quiebra?)

Recuerda esto: Todos los negocios son para todo el mundo, pero la pregunta es ¿eres para todos los negocios? Probablemente no, el que es bueno para todo no es bueno para nada.

Me gusta la formación y entrenamiento de personas, especialmente emprendedores, porque me entretiene todo lo relacionado con eso, y me emociona ver los aprendizajes y logros de las personas que viven nuestros entrenamientos vivenciales. Tú podrías decir, "Yo no tengo habilidad para eso." Busca entonces algo que te apasione y en lo que puedas ser muy, muy, muy bueno. Te sorprenderá la gran cantidad de cosas que puedes hacer. Monta un negocio, sistematízalo y luego haz que funcione sin ti.

La palabra clave aquí es aprender. Puedes aprender cualquier cosa y una gran cantidad de veces se puede aprender lo suficiente en forma gratuita o a un costo muy bajo. Así que aprende de un negocio en el que haya gente haciendo dinero, sin trabajar por él y en un área en la que puedas ser muy bueno. ¡No es tan difícil!

 

Un viaje de mil kilómetros comienza con un paso

¿Cuáles son sus pensamientos y experiencias sobre las inversiones, bienes raíces, redes de mercadeo o cualquier negocio tradicional que pueda funcionar sin ti en un corto plazo? Si quieres invertir y no lo haces ¿qué te detiene?

Probablemente hay algo en ti que te detiene y que no estás viendo. Te invito a revisar tus pensamientos y creencias sobre el dinero y cambiar las que no te sirvan para lograr lo que quieres. Y si lo quieres hacer de manera rápida e increíblemente entretenida, te invito a formar parte del próximo Juego del Dinero, un entrenamiento intensivo con INFORMACIÓN + EXPERIENCIAS + DESAFÍOS que marcarán un antes y un después en tu relación con el dinero. ¡Te veo en el próximo Juego del Dinero!  

Si te gustó, comparte este artículo!

 

Un abrazo, Claudio Olmedo A.

¿Ser el mejor en tu campo o ser el que más gana?

¿Ser el mejor en tu campo o ser el que más gana?

Hoy en una sesión de Coaching de negocios que estuve haciendo a una odontóloga, surgió una conversación muy interesante. Discutimos sobre el enfoque de ser el mejor en nuestra área v/s ser el de mejores ingresos. A veces pareciera que una cosa lleva a la otra, pero en ocasiones no se dan juntas y se requiere un enfoque diferente. Te comparto lo que descubrimos juntos.

A muchos nos han dicho cuando niños que "no importa lo que hagamos, siempre debemos ser los mejores". En mi experiencia eso no funciona totalmente porque le falta una palabra. Para mi la frase completa sería: "No importa lo que hagamos, siempre debemos ser los mejores vendedores", sí leíste bien, vendedores, esa curiosa palabra que tanto se evita mencionar y que tantas ronchas les saca a quienes tienen problemas con la venta, algo tan común y necesario para cualquier actividad. 

Diana es una odontóloga muy buena en su área, ha estudiado muchísimo y tiene gran experiencia en su campo. Estamos trabajando en hacer crecer su negocio, incrementar considerablemente sus clientes, ventas y ganancias, y en crear una empresa que funcione sin ella y que añada valor a muchísimas familias. Mientras estábamos definiendo cuántos recursos invertiría en operaciones, servicio y marketing, ella me compartió que estaba estudiando una nueva especialidad relacionada con su trabajo de odontóloga, por lo que no tenía mucho tiempo para dedicarle al marketing de su empresa. Cuando le pregunté cuán buena se consideraba en su trabajo, me respondió ¡Muy Buena!  Entonces le dije que debía tomar una decisión:

¿Quieres ser la mejor odontóloga del mundo o ser una odontóloga millonaria?

Esto, porque muchas veces las personas nos empecinamos en la perfección, queremos ser los mejores para nuestros clientes, e invertimos tanto dinero, tiempo y energía en la perfección, que jamás tenemos tiempo de darnos a conocer y atraer nuevos clientes. Esto nos sucede especialmente a los que amamos nuestro trabajo. Personalmente también me pasó. Aunque ya estaba dictando seminarios de hasta 3 días intensivos en forma exitosa, siempre quería seguir perfeccionándome, no importando cuantos viajes, certificaciones o experiencia tuviera. Siempre quería ser mejor y mejor. Hasta ahí todo bien, sin embargo cuando destiné todos mis recursos a ser mejor y le resté recursos a dar a conocer mi negocio, atraer más clientes e impactar a más personas, me di cuenta que mis servicios cada vez eran mejores pero no tenía a quién contárselo.

Algo que aprendí del genial T. Harv Eker en un seminario para dueños de negocios, es que debes destinar el 60% de todos tus recursos, dinero, tiempo, energía, personal, etc. al marketing... si, aunque no se vea políticamente correcto, al marketing!! Claro está que no puedes vender productos o servicios de mala calidad, el producto y servicio es importante, las operaciones son importantes, las labores administrativas, la limpieza, mejorar el producto, etc, etc. todo es importante! pero si te enfocas sólo en perfeccionar tu producto, serás el mejor, aunque nadie te conozca. De hecho, cuando compras un libro de la algún autor importante dice "N°1 en ventas", no dice "N° en escritura", así que te recomiendo trabajar para ser el mejor, pero ocuparte seriamente de ser capaz de vender lo que haces.

Y para finalizar quiero comentarte la conclusión que sacamos con Diana. Ella quiere ser la mejor odontóloga del mundo, olvidarse del dinero y poder ayudar a muchas familias que no pueden costear un buen tratamiento dental. Para eso, dejará de buscar la perfección (por ahora), trabajaremos en destinar más recursos al marketing de su negocio, lograr tener un negocio muy rentable, sistematizar su empresa para que funcione con o sin ella, y recién en ese momento enfocará toda su energía en ser la mejor, estudiará mucho más, y ayudará a muchas personas de manera totalmente gratuita. ¿Lindo plan cierto? Por eso me encanta mi trabajo!

Saludos cordiales, Claudio Olmedo.

¿Matutero o Emprendedor?

¿Matutero o Emprendedor?

Finalizando el seminario "5 Tácticas para Disparar tu Negocio" y preparando algunos detalles para el próximo entrenamiento de 2 días Abundantemente se me vino a la memoria algo que publicó mi amiga española Marta en su página de Facebook. Hablaba sobre la diferencia entre un negocio y un simple "matute". Si no estás familiarizado con el término "matute" o "matutear" te aclaro que originalmente el término significa contrabando, pero en Chile, se le llama "matute" a la acción oportunista de ganar dinero haciendo una actividad puntual. Por ejemplo, como aprovechar un viaje para vender cosas que trajiste en la maleta por ejemplo, sin que necesariamente sea tu ocupación principal.

Me llamó mucho la atención la comparación entre un real emprendedor y un matutero, y pensé en todas las situaciones en el pasado en donde me creía un emprendedor, y simplemente estaba matuteando. Muchas veces monté un negocio, sólo motivado por dinero, en donde sólo hacía algo si es que era fácil y generaba dinero. No estaba construyendo nada, simplemente tenía una postura oportunista que aguardaba el momento indicado para ganar una fortuna sin trabajar demasiado. Obviamente los resultados siempre fueron mediocres.

A mi juicio la principal diferencia entre un emprendedor y un matutero, es que el primero "emprende algo" (valga la redundancia). Inicia un viaje sin un camino trazado y al contrario de un simple oportunista, construye el camino para que otros lo sigan. El matutero es el que sigue ese camino ya creado y sólo está dispuesto a recorrerlo hasta donde esté perfectamente pavimentado.

Un emprendedor tiene un sueño y una visión, un matutero sólo ve el beneficio inmediato. Un emprendedor está dispuesto a pagar el precio para alcanzar su sueño, el que muchas veces no tiene que ver sólo con dinero, sino que tiene un "Para Qué" mucho más fuerte, que lo impulsa a levantarse todos los días y hacer lo que deba hacer.

Compromiso

Así mismo, el nivel de compromiso entre un matutero y un emprendedor tiene una abismal diferencia.  Según John Maxwell, autoridad #1 en el mundo sobre temas de liderazgo, cuando hablamos de compromiso simplemente hay 4 tipos de personas:

  1. Los que no tienen objetivos y no se comprometen.
  2. Los que no saben si pueden alcanzar sus objetivos, por lo que tienen miedo a comprometerse.
  3. Los que empiezan a caminar hacia un objetivo pero se rinden cuando la situación se pone difícil.
  4. Los que fijan metas, se comprometen con ellas y pagan el precio por alcanzarlas.

A mi juicio un matutero estaría entre el nivel 2 y 3, mientras que un real emprendedor está en el nivel 4 de compromiso.

Enfoque

¿Crees que el enfoque es importante a la hora de emprender? Yo creo que es fundamental, pues no conozco a nadie que haya construido algo realmente grande dedicándose a 2 ó 3 negocios a la vez. Sí conozco empresarios sumamente exitosos que han construido por ellos mismos varios negocios exitosos, ¡pero 1 a la vez!, no todos al mismo tiempo.  Sin embargo un matutero, es disperso y todo le sirve mientras pueda generar algo de dinero extra. No tiene una visión clara, por lo que carece de foco y dispersa sus recursos (tiempo, dinero y energía) en cualquier cosa.

Lo curioso es que alguien matutero se autodefine como emprendedor. Yo diría que no lo es, puede ser hábil, inteligente, muy bueno para vender y aprovechar oportunidades, pero creo que sin enfoque ni compromiso, no puede considerarse un verdadero emprendedor.

¿Y tú eres matutero o emprendedor?

Si te gustó comparte este artículo.

Saludos cordiales, Claudio Olmedo.

¿Quién gana? ¿Tú o tu Mente?

¿Quién gana? ¿Tú o tu Mente?

El oponente más duro que alguna vez vas a tener que enfrentar eres TÚ MISMO. ¿Alguna vez has notado que hay una parte de nosotros que mantiene un fuerte control sobre nuestros pensamientos, acciones y resultados? Nos decimos cosas como: "Yo sé que no debería castigarme a mí mismo por cometer un error", pero luego lo hacemos de todos modos y nos sentimos mucho peor.

Sucede todo el tiempo y es tan habitual que ya ni siquiera nos damos cuenta que lo hacemos... pero aquí está el problema: No podemos ganar este tipo de conversaciones. No hay competencia y lamentablemente cuando nuestra mente comienza a luchar con nosotros, perdemos esa batalla!

Si has asistido a nuestros talleres, charlas y seminarios de desarrollo personal y financiero has escuchado que llamamos conversaciones a todo ese ruido mental que comienza con nuestros pensamientos y que finalmente se transforma en nuestros actos, y por ende, en nuestra realidad. Vivimos en una conversación, y si nuestra vocecita nos repite todo el tiempo que somos malos para los negocios por ejemplo, nos creemos esa conversación, actuamos en coherencia con esa creencia y... magia! Nos transformamos en personas malas para los negocios. Lo más grave es que muchas veces iniciamos un negocio con esta creencia, lo que es un verdadero suicidio financiero, obteniendo un fracaso garantizado e ignorando que fuimos la principal causa de ese indeseado resultado.

¿Qué hacer entonces?

Simplemente detener la conversación! No se trata de pensar, "está bien, soy malo para ésto o lo otro, pero algún día mejoraré", o "Soy una mala persona por falta de... ", simplemente cancela la conversación. En este punto muchas personas dicen, "pero es que hay que ser autocrítico, si no hice lo que debía hacer, soy un tonto y debo mejorar lo que está mal en mí..." ¡Alto! simplemente aléjate de esa conversación. Una cosa es ser autocrítico y la otra es autoflagelarse.

Recuerdo una vez en la que estaba dictando un taller de transformación personal en Bogotá Colombia, y un empresario que era parte de los estudiantes, dijo que el siempre sería un fracasado hasta demostrar lo contrario... es decir, hasta que no fuera altamente exitoso en su negocio, el sería un perdedor (según sus propias palabras). Esta persona no se daba cuenta de que ese pensamiento le estaba llevando a ser justamente eso, un perdedor! no porque los demás lo pensáramos, sino por que él lo pensaba. En el taller entendió que estaba perdiendo una batalla contra su mente, que aunque consiguiera lo que fuera, siempre sería un perdedor porque ese era el cuento que se había contado, aprendido y repetido durante toda su vida.

Deja de autoflagelarte. Si estás fallando en algo cancela cualquier pensamiento de derrota y di: "Realmente necesito hacer mis ejercicios cada mañana", "realmente es hora de comenzar a administrar mi dinero", o "Ya es tiempo de aprender Inglés", en vez de castigarte por no haberlo hecho antes.

Déjame que te cuente lo que sucederá. El primer día vas a decir: "¡Así se hace! ¡Dije que iba a hacerlo, y lo hice! ¡Soy una persona de palabra, soy un guerrero! ¡Soy asombroso!". Si te parece que parece estúpido, piensa en lo estúpido que parece el emprender cualquier cosa diciendo que eres un perdedor.

Luego di: "Esto es realmente bueno. Voy a hacerlo otro día más". Al día siguiente de hacer esa tarea que quieres fortalecer y mantener, te dices a ti mismo esta vez: "Muy buen trabajo. Esto es genial. ¿Qué más podría hacer?". Recuerda, si te ves ridículo felicitándote por estas pequeñas cosas, ve lo ridículo que te ves ignorando y minimizando tus propios éxitos.

Y así cada día felicítate por tus pequeños éxitos en vez de castigarte por lo que fallaste. A las personas nos encanta el reconocimiento, es parte de nuestras necesidades más básicas, por eso hacemos tantas estupideces por un poco de él, como endeudarnos en algo que no necesitamos para complacer a quién no nos importa, sólo por mencionar un caso típico.

¿En qué te enfocas?

En nuestro entrenamiento vivencial Abundante-Mente, decimos la frase: "En lo que te enfocas, se multiplica" y en este seminario, los participantes se dan cuenta de cómo le damos poder a ciertas situaciones de nuestra vida, ignorando las que verdaderamente nos pueden ayudar a alcanzar lo que queremos. Es como el casco con linterna que usan los mineros, el que en la oscuridad ilumina un área determinada en donde centra toda su atención. ¿Qué se expande en tu vida, tus logros o tus fallas? ¿En donde estás centrando la mayor parte de tu atención? Cuando estés atascado en conversaciones inútiles es que estás enfocando tu atención en tus errores, tus problemas, o lo que debiste hacer y no hiciste, así que mueve tu cabeza y dale un poco de luz a algo que hayas hecho bien.

Y en esta parte aparecen los "realistas": "Es que de verdad yo no he hecho nada realmente bien." ¿Despertaste esta mañana? Sí. Bueno, lo hiciste muy bien, mucha gente no lo hizo. Y recuerda, si te parece tonto el sentir que lograste algo por hacer pequeñeces, piensa en lo tonto que resulta esperar a ser el primer hombre en Marte para sentir que lograste algo, eso sí es bastante estúpido.

La única manera de ganar realmente la lucha con la conversación de tu cabeza, es no estar en ella. Sal de esa conversación, no escuches a esa vocecita que te genera resultados indeseables. Cancela y detén esos pensamientos improductivos, toma una agradable y profunda respiración y céntrate en algo positivo y que te haga sentir mejor.

 

Si te gustó, comparte este artículo.

Saludos cordiales, Claudio Olmedo.

El Dinero corrompe a la Gente

El Dinero corrompe a la Gente

Yo creo que el dinero corrompe a la gente... ¡Qué frase más curiosa! cuántas veces escuchamos en el día esta frase tan limitante y prejuiciosa? ¿Cuántas veces escuchamos a la gente demonizar a las personas que tienen mucho dinero? ¿Cuántas veces nos quejamos que tenemos poco dinero pero satanizamos a los que sí lo tienen? en este artículo intentaremos cuestionar esta postura, con el objetivo de cambiar el chip y por ende, nuestros resultados. Preparándonos para el próximo entrenamiento "El Juego del Dinero Intensivo"  te invitamos a leer el artículo completo y a compartirlo si te gusta!

Quienes han ido a nuestros talleres y seminarios de desarrollo personal y financiero saben cuánta importancia le damos a las creencias respecto al dinero, y una de las más nocivas, limitantes y negativas es la que habla de que "el dinero corrompe a la gente"...

Por si no lo sabías, el dinero es un pedazo de papel con tinta que sirve como instrumento de intercambio. ¿Es capaz de corromperte ese papel con tinta? Si es así, ¿Una hoja de cuaderno también podría corromperte? ¡El dinero no corrompe a la gente, la gente corrompe al dinero! Si eres una persona corrupta cualquier cosa te va a corromper, incluso el dinero. Si crees que el dinero corrompe a la gente, será muy difícil entonces ganar más dinero, a no ser que te guste mucho que te cataloguen como corrupto.

Esto parece bastante simple, pero aunque no lo creas es bastante profundo. Nuestras creencias se transforman en el motor o en el freno de nuestras metas y sueños. Mucha gente juega a la Lotería porque quiere llenarse de millones, pero les cuesta reconocer que les gustaría ser millonarios... ¿Porqué? porque en sus valores y creencias el ser millonario significa ser corrupto, estafador, sinverguenza, necio, estúpido, engreído, egoísta, caprichoso, un payaso vanidoso, inconsciente, presumido, falso, malo, mentiroso que no tiene corazón... ¿Te suena familiar? a mi sí! porque justamente esa es la caricatura de la gente adinerada que nos han vendido toda nuestra vida, y obviamente, aunque queremos ser adinerados, no queremos ser parte de esta caricatura. Pero recuerda esto, si no eres ni siquiera capaz de reconocer que quieres mucho dinero, menos podrás tenerlo!

Querer más dinero es ser demasiado superficial

 

Uno de los problemas de quienes reconocen querer mucho dinero es que los tratan de personas superficiales, especialmente porque en nuestra sociedad es muy aceptado querer más dinero para pagar las cuentas y sobrevivir, pero ni se te ocurra confesar que deseas ganar altas sumas de dinero, ni mucho menos ganar más del que necesitas... ¿Qué tiene de malo ser muy adinerado? Yo creo que es muy bueno, puedes vivir muy bien, ayudar más a tu familia, a tu entorno, a tu comunidad, a tu país y al mundo entero, dependiendo tu nivel de riqueza. En cambio ¿Qué tiene de bueno ser pobre? a mi juicio... ¡Nada!    

Cuando escuches y digas que los ricos son malos y corruptos, te invito a hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿Hay ricos malos y corruptos? probablemente si.
  2. ¿Hay gente de clase media mala y corrupta? probablemente si.
  3. ¿Hay gente pobre mala y corrupta? probablemente si.     

Y ahora te invito a hacerte estas otras preguntas:

  1. ¿Hay ricos buenos y honestos? probablemente si.
  2. ¿Hay gente de clase media buena y honesta? probablemente si.
  3. ¿Hay gente pobre buena y honesta? probablemente si.     

Entonces... QUÉ TIENE QUE VER LA CANTIDAD DE  DINERO????

Querer más dinero no es para personas buenas

Otra creencia que limita nuestras finanzas personales y emprendimientos es la de "prefiero ser feliz en vez de tener plata", "prefiero disfrutar a mis hijos en vez de tener plata", "prefiero vivir tranquilo antes de tener plata"... ¿y porqué no ambas? ¿Quién dijo que debíamos escoger? cuando Dios me envíe un mensaje desde el cielo y me diga "Hijo mío, o tienes más dinero o eres mi hijo ¡escoge!", recién en ese momento decidiré, mientras tanto escojo ser feliz, disfrutar de mis hijos, vivir tranquilo y tener mucho dinero! ¿No suena bastante bien?

¿Aún crees que el dinero corrompe a la gente?

Si aún crees que el dinero corrompe a la gente te hago la siguiente pregunta:

¿Te consideras una persona buena? si la respuesta es sí, ¿Cuál es el monto exacto de dinero que al recibirlo te corrompería y te volvería una mala persona? ¿hay algún tramo o es una cifra específica? ¿El recibirlo en efectivo te volvería igual de malo que al recibirlo a través de un depósito bancario?

Si estas preguntas te suenan tan ridículas como me suenan a mi, creo que nos estamos entendiendo. El dinero es como un gran amplificador. Si eres cariñoso, generoso y buena persona, con mucho dinero serás súper cariñoso, generoso y buena persona. Si eres un idiota desagradable y mal intencionado, con más dinero serás un súper idiota desagradable y mal intencionado.

...no te ofendas, se que eres de los buenos, pues ellos leen nuestros artículos!!

Si te gustó, comparte!

Saludos cordiales, Claudio Olmedo.

 

Mi Mejor Día del Amor

Mi Mejor Día del Amor

Hoy en Chile y muchos otros países se celebra el día del amor y la amistad. En este día aflora el romanticismo en algunos, y en otros la tristeza por no tener un Tarzán o una Jane que le haga suspirar. Este es el caso de una amiga que me decía el otro día "Claudio, no me gusta el 14 de febrero, porque estoy sola"

Y le conté mi historia. Yo actualmente estoy muy enamorado, pero no siempre fue así. Pasé largo tiempo más solo que Adán en el día de la madre, me sentía solo e incompleto, triste, con baja autoestima y me la pasaba escuchando a la Yuri y Camilo Sesto (lo sé, no se ve muy sexy).
Y adivina qué pasó entonces! Comenzó a llegar gente a mi vida!!!! y adivina qué tipo de personas... solas e incompletas, tristes, con baja autoestima y que escuchaban a la Yuri y Camilo Sesto.

Primer aprendizaje: "Yo atraigo lo que soy"

Si quiero que lleguen personas a mi vida con ciertas cualidades, debo ser una persona con esas cualidades.

Así que comencé un largo proceso de desarrollo personal, comencé a invertir en mi, en mi cabeza, en mi mentalidad y autoestima, decidido a convertirme en el tipo de persona con la que quería encontrarme... pero, ¿qué tipo de personas quería encontrar?

 

Segundo aprendizaje: "Las personas no consiguen lo que quieren porque no saben lo que quieren".

La vida te pagará el precio que le pidas, así que hice una lista con las cualidades de la persona que quería que llegara a mi vida. La describí en detalle, su altura, su aspecto, sus cualidades, sus hábitos, puse cosas como "quiero que con tacos no sea más alta que yo" (porque si me conoces en persona sabrás que no soy muy alto que digamos), "que no le guste beber alcohol o beba muy poco", "que no le guste trasnochar" porque yo ya estaba aburrido de salir hasta tarde en la noche, "que fuera muy hermosa (pedir es gratis así que aproveché), etc, etc, etc.

A propósito, ya aprovechaste el prelanzamiento del Curso Online "Dinero y Pareja" de Sandra? Toda la información está Aquí

Y decidí esperar, soltando el resultado. Sin ponerme ansioso si es que no llegaba la persona adecuada, y en el camino, aprendí a amarme. Me enamoré de mi, y decidí pasar algunas fechas clave completamente solo, como un año nuevo por ejemplo. No porque estuviera haciendo un sacrificio, sino porque entendí que yo soy mi persona favorita, entendiendo de a poco que nada me garantizaba encontrar a esa persona de la lista. Así que disfrutaría el camino y sería absolutamente feliz conmigo mismo, fuera que llegara o no llegara.

 

Tercer aprendizaje: "Aprende a amar lo que tienes mientras consigues lo que quieres".

Hoy tengo el privilegio de tener una compañera maravillosa, que con tacos no es más alta que yo, que no le gusta trasnochar ni beber, que es muy hermosa y cumple con todos los deseos de mi lista. Además la admiro mucho, y aunque no es perfecta, es perfecta para mi. De hecho, vivió un proceso similar al mío y estamos muy alineados en nuestro propósito de vida.

Y aunque sigo escuchando a la Yuri, Camilo Sesto y otros cantantes de música para planchar, hoy mis días del amor son geniales, porque lo paso con mi persona favorita, conmigo.

¡Te invito a pasar el mejor día del amor de tu vida!

Con amor, Claudio Olmedo.

A propósito, si a tienes pareja o deseas tener una, necesitas hablar de dinero. Te invito a ver un video de Sandra Castiblanco en donde nos habla sobre el tema AQUÍ 

PD: Ahhhhh si te gustó, compártelo?

La Gran Tentación de los Emprendedores2

La Gran Tentación de los Emprendedores2

Soy emprendedor y me rodeo de emprendedores todo el tiempo. Además conocemos muchísimos clientes emprendedores en nuestro entrenamiento intensivo AbundanteMente, y luego de varios años en este maravilloso mundo de hacer que las cosas pasen, me he dado cuenta de la gran tentación que tenemos los emprendedores… el Sueldo.

El sueldo es como el fruto prohibido


El sueldo es como el fruto prohibido, el cual extrañamos cada vez que las cosas no van bien en nuestros negocios.

Pareciera ser que es la tentación que nos distrae y que se lleva a algunos de vuelta al mundo del empleo (no digo que sea ni bueno ni malo).


En este artículo quise hablar sobre los momentos en donde esta tentación aparece y cómo enfrentarla:


1.- Cuando a un amigo empleado le está yendo bien

¡¡Este es uno de los peores momentos de tentación!! Quizás te ha pasado que estás luchando por sacar adelante tu emprendimiento, el dinero escasea, las cosas no fluyen y un amigo te invita a cenar a su casa. Llegas y luego de una copa te cuenta lo genial que le está yendo, te habla de su ascenso, de su nuevo auto y de su viaje a París (si a tu pareja no le gusta emprender y no te apoya demasiado, multiplica el efecto negativo x 10). Luego de eso… ¿No dan ganas de mandar a la cresta tu emprendimiento y pedirle trabajo a tu amigo? reconozco que me ha pasado.


2.- Cuando les pagas a todos menos a ti:
Si eres emprendedor sabes de lo que hablo. Llega fin de mes y por más que el curso de administración básica dice que te debes pagar un sueldo, luego de pagarle a los proveedores, a los empleados, el arriendo, los impuestos, etc, te quedan solo unas cuantas monedas. En ese momento miras Facebook y te das cuenta que tus empleados están viajando, saliendo a fiestas, disfrutando la vida mientras tú a duras penas puedes pagar las cuentas. Luego de eso… ¿No dan ganas de mandar a la cresta tu emprendimiento y tener asegurado tu sueldo mensual? Te ha pasado también?


3.- Cuando calculas el valor de tu tiempo


Ufff cuando hice ésto casi me desmayé. Si eres emprendedor de tiempo completo te invito a dividir tus ganancias mensuales por las horas que trabajas al mes (no lo hagas ahora porque desmayado no podrás terminar de leer ésto). Si eres como la mayoría de los emprendedores notarás que hasta tu hijo adolescente haciendo trabajos de verano gana más por hora que tú. Luego de eso… ¿No dan ganas de mandar a la cresta tu emprendimiento y tener un ingreso acorde al tiempo invertido? me ha pasado también.


¿Con esto quiero decir que emprender es una porquería? Nooooo, al contrario, yo estoy loco de amor por el mundo del emprendimiento, y estoy seguro que el mundo no sería el mismo si no existiera Acción Global, nuestra maravillosa empresa. Así que te comparto la palabra mágica que funciona como antídoto para resistir la irresistible tentación del sueldo…


Propósito


Si tienes claro tu propósito y este se manifiesta en tu emprendimiento, sabes que estás en el lugar correcto, y que independiente de tu situación actual, si haces lo que amas, serás sobresaliente en el mercado. Por otra parte, si a esto le sumas las habilidades necesarias para emprender, vas a tener éxito sin tener que sucumbir a la tentación del sueldo.
Recuerda siempre que estás construyendo algo, y hoy vas a trabajar mucho y quizás no vas a recibir un pago justo, pero en el futuro, si lo haces bien y aprendes lo que hay que aprender, vas a trabajar porque quieres, no porque debes.


¿Te imaginas a ese emprendedor que admiras, renunciando a su sueño por un sueldo? Yo tampoco! así que a trabajar porque el mundo no será igual sin tu emprendimiento!!!
¿Te gustó el artículo?

Comenta y Compártelo con otros locos de amor por el emprendimiento!!

 

Un abrazo, Claudio Olmedo

 

Si te gustó este artículo, ¡compártelo!

7 maneras de liberarte de tu zona de confort

7 maneras de liberarte de tu zona de confort

Libérate de tu Zona Cómoda

La zona de confort puede parecer segura y familiar y, como resultado, puede ser fácil quedarse atascado allí. Sin embargo, cuando quieres hacer cambios en tu vida, llega un momento en el que tendrás que ser lo suficientemente valiente como para salir de la zona de confort y entrar en tu zona de estiramiento donde puedes crecer.


A continuación te comparto 7 maneras de liberarte de tu zona de confort:


1. Enfrenta tus miedos con pequeños pasos
Lo que nos mantiene en nuestra zona de confort puede ser un temor que nos impide avanzar y la idea de enfrentar nuestros miedos puede ser inicialmente abrumadora. Tomar pequeños pasos puede ayudarte a reunir el coraje suficiente para acercarte a lo que deseas lograr, por ejemplo, puedes sentirse tímido o ansioso cuando se trata de hacer nuevos amigos. Para superar esto, puedes comenzar con un pequeño paso saludando a los extraños que conoces durante tu día o comenzar a comunicarte con más personas en redes sociales. Cuando conviertas tu miedo en pasos de acción más pequeños, naturalmente comenzarás a sentirte más seguro.


2. Intenta algo nuevo
Una forma excelente de ingresar a tu zona de estiramiento es probar algo nuevo; esto podría ser desde probar una nueva clase de ejercicios hasta probar una nueva comida. Cuando eres lo suficientemente valiente como para intentar algo diferente que puede estar fuera de tu rutina, te ayuda a desarrollar tu coraje y ser más aventurero con tus elecciones.


3. Conoce nuevas personas
Hoy en día, es más fácil que nunca conocer nuevas personas con intereses similares en sitios web,, reuniones o eventos que se publicitan en las redes sociales. Exponerte a diferentes entornos con nuevas personas te ayuda a aprender de otros que pueden tener experiencias, opiniones e intereses diferentes a los suyos.


4. Apóyate con un amigo(a)
A veces, puede ser más fácil probar algo nuevo cuando tenemos nuestra manta de comodidad emocional en la forma de un amigo a nuestro lado. Podría ser cualquier cosa, desde asistir a una clase de baile hasta probar el buceo. Si te sientes realmente nervioso por dar un salto, siempre puedes invitar a un amigo para que te brinde apoyo moral.


5. Investiga
A veces, podemos permitir que nuestros miedos parezcan más aterradores que la realidad y nos convencemos de no hacer algo como resultado. ¿Y si las cosas no fueran tan desafiantes como te imaginas? Investigando un poco y obteniendo información de otros, que ya han hecho lo que deseas, pueden ayudarte a sentirte más seguro al tomar medidas, y puedes obtener algunos consejos valiosos que podrían eliminar tus preocupaciones por completo.


6. Recuerda también lo bueno
En ocasiones, puede ser que recordemos experiencias negativas y esto puede borrar cualquiera de nuestros recuerdos o logros positivos. Tomarse el tiempo para reflexionar sobre las experiencias divertidas que has tenido cuando has salido de tu zona de confort, a pesar de lo que te dijeron tus pensamientos o sentimientos, es una excelente manera de contrarrestar tus temores; tal vez fue cuando decidiste ir de vacaciones a un nuevo destino o probaste una nueva actividad. Cuando recuerdas los recuerdos positivos de las veces que saliste y te arriesgaste, es posible que te resulte más fácil sentirte cómodo haciendo algo nuevo.


7. Automotívate
Además de recordar experiencias positivas, hay otras cosas que puedes hacer para cambiar tu estado a uno más motivado.

Tú podrías:

  • Utilizar la música: crea una lista de reproducción estimulante y motivadora (yo he usado hasta Camilo Sesto jejeje… me trae lindos recuerdos de mi infancia).

  • Imagina: Visualiza qué tan bueno resultará todo y qué tan emocionado te sentirás al hacerlo.

  • Vestimenta: Usa algo que te haga sentir más seguro, podría ser un cierto color o una joya que te ayude a sentirte bien.

  • Afirmaciones: Repite afirmaciones positivas que te ayuden a mantener una actitud alentadora y recondicionar tu mente (si asististe a AbundanteMente tienes algunas poderosas).

Prueba algunas de estas técnicas y ve a dónde te lleva tu zona de estiramiento!

 

Un abrazo! Claudio Olmedo

 

Si te gustó, compártelo!