Cómo convertir tu dinero en ingresos pasivos

Cómo convertir tu dinero en ingresos pasivos

A menudo me encuentro por casualidad a participantes del entrenamiento intensivo el “Abundantemente” o del curso online “Dinero y Pareja” que quieren saber la mejor manera de convertirlo en un negocio de ingresos pasivos, es decir, sin trabajar directamente por ellos.

Nuestros participantes saben cómo generar dinero para invertir, lo que llamamos CLF, la “Cuenta de Libertad Financiera” o nuestra Gallina de los huevos de oro! En ese sentido, casi no importa lo que hagas con tu ahorro mientras que sea dinero que pronto va a estar trabajando para ti (mientras sea algo legal obviamente).

Si sabes que el lanzar un libro va a ser una estructura de ingresos pasivos que más  adelante podrás utilizar, si sabes que el negocio que abrirás va a ser sistematizado y apalancado, y que finalmente trabajará para ti en vez de ser un nuevo empleo para ti, vas a tener ingresos pasivos. Es decir, si creas una situación en donde inviertes dinero y éste trabaja para ti, estás creando ingresos pasivos, lo que dependiendo de tu estilo de vida deseado y del monto que genere ese negocio, podría darte la anhelada libertad financiera, la que definimos como “trabajar porque quieres y no porque debes”.

Sin embargo, a veces perdemos dinero en toda clase de inversiones, negocios, acciones, bienes inmuebles, etc. Cada uno es diferente. No hay ningún sistema de inversión garantizado, y si te ofrecen uno con cero riesgo, toma tu billetera y corre lo más rápido que puedas! No hay sistemas infalibles y en mi experiencia, creo que ninguno marca demasiado la diferencia en términos de probabilidad de éxito. Creo que lo que marca la gran diferencia es quién hace esta inversión, es decir, YO. No son los sistemas los malos, somos las personas que arruinamos nuestras inversiones con todas las negativas maneras de pensar sobre el dinero.

Quienes han ido a alguno de nuestros talleres saben que la mayor parte del tiempo nos deshacemos del dinero, de manera inconsciente obviamente. Nos saboteamos y no seguimos el sistema escogido ni las reglas para tener éxito en cada área. El 80% de las personas que invierten en un negocio lo pierden todo! ¿Esto es problema del negocio o problema de ellos? ¡Son ellos! El 80% de las personas que hacen algo fallan en ello, en distintas áreas. ¿Esto es problema del área escogida o es problemas de ellos? ¡Son ellos! Entonces la respuesta es: decide algo en lo que quieras hacerte bueno, no lo que creas que da más dinero. En últimas, dedicarás varios años a esto.

He aquí algunas preguntas que te ayudarán a convertir tu dinero en ingresos pasivos:

 

  1. ¿Hay otras personas haciéndolo bien?Una manera rápida de saber si un sistema funciona es observar si hay alguien haciendo dinero con ello. Si hay algunas personas que hacen dinero con él, entonces funciona! "Sí, pero no es la mayoría." No te preocupes, si te fijas, la mayoría en cualquier área lo hace mal.
  2. ¿Te imaginas haciéndolo?¿Lo harías si no te pagaran?Si no te gusta invertir en acciones, entonces no lo hagas. Personalmente conozco a algunas personas haciendo mucho dinero en acciones, pero no es algo que me guste y no me imagino dedicando varios años de mi vida a crear un ingreso importante en esa área. Prefiero poner toda mi energía y recursos en algo que de verdad me apasione, como la formación de personas por ejemplo, área en la que aunque no lo parezca, sí se pueden construir ingresos pasivos.
  3. ¿Seré capaz de sistematizarlo?Recuerda, estamos hablando de ingresos pasivos, si te inventas un negocio en el cual deberás estar 12 horas al día por el resto de tu vida, eso es un empleo, y bastante esclavizado! La idea es que se pueda sistematizar cuando antes y pueda funcionar sin ti, sin que disminuyan las ganancias por tu ausencia (¿o crees que si el dueño de Wallmart no va a trabajar su compañía quiebra?)

Recuerda esto: Todos los negocios son para todo el mundo, pero la pregunta es ¿eres para todos los negocios? Probablemente no, el que es bueno para todo no es bueno para nada.

Me gusta la formación y entrenamiento de personas, especialmente emprendedores, porque me entretiene todo lo relacionado con eso, y me emociona ver los aprendizajes y logros de las personas que viven nuestros entrenamientos vivenciales. Tú podrías decir, "Yo no tengo habilidad para eso." Busca entonces algo que te apasione y en lo que puedas ser muy, muy, muy bueno. Te sorprenderá la gran cantidad de cosas que puedes hacer. Monta un negocio, sistematízalo y luego haz que funcione sin ti.

La palabra clave aquí es aprender. Puedes aprender cualquier cosa y una gran cantidad de veces se puede aprender lo suficiente en forma gratuita o a un costo muy bajo. Así que aprende de un negocio en el que haya gente haciendo dinero, sin trabajar por él y en un área en la que puedas ser muy bueno. ¡No es tan difícil!

 

Un viaje de mil kilómetros comienza con un paso

¿Cuáles son sus pensamientos y experiencias sobre las inversiones, bienes raíces, redes de mercadeo o cualquier negocio tradicional que pueda funcionar sin ti en un corto plazo? Si quieres invertir y no lo haces ¿qué te detiene?

Probablemente hay algo en ti que te detiene y que no estás viendo. Te invito a revisar tus pensamientos y creencias sobre el dinero y cambiar las que no te sirvan para lograr lo que quieres. Y si lo quieres hacer de manera rápida e increíblemente entretenida, te invito a formar parte del próximo Juego del Dinero, un entrenamiento intensivo con INFORMACIÓN + EXPERIENCIAS + DESAFÍOS que marcarán un antes y un después en tu relación con el dinero. ¡Te veo en el próximo Juego del Dinero!  

Si te gustó, comparte este artículo!

 

Un abrazo, Claudio Olmedo A.

¿Ser el mejor en tu campo o ser el que más gana?

¿Ser el mejor en tu campo o ser el que más gana?

Hoy en una sesión de Coaching de negocios que estuve haciendo a una odontóloga, surgió una conversación muy interesante. Discutimos sobre el enfoque de ser el mejor en nuestra área v/s ser el de mejores ingresos. A veces pareciera que una cosa lleva a la otra, pero en ocasiones no se dan juntas y se requiere un enfoque diferente. Te comparto lo que descubrimos juntos.

A muchos nos han dicho cuando niños que "no importa lo que hagamos, siempre debemos ser los mejores". En mi experiencia eso no funciona totalmente porque le falta una palabra. Para mi la frase completa sería: "No importa lo que hagamos, siempre debemos ser los mejores vendedores", sí leíste bien, vendedores, esa curiosa palabra que tanto se evita mencionar y que tantas ronchas les saca a quienes tienen problemas con la venta, algo tan común y necesario para cualquier actividad. 

Diana es una odontóloga muy buena en su área, ha estudiado muchísimo y tiene gran experiencia en su campo. Estamos trabajando en hacer crecer su negocio, incrementar considerablemente sus clientes, ventas y ganancias, y en crear una empresa que funcione sin ella y que añada valor a muchísimas familias. Mientras estábamos definiendo cuántos recursos invertiría en operaciones, servicio y marketing, ella me compartió que estaba estudiando una nueva especialidad relacionada con su trabajo de odontóloga, por lo que no tenía mucho tiempo para dedicarle al marketing de su empresa. Cuando le pregunté cuán buena se consideraba en su trabajo, me respondió ¡Muy Buena!  Entonces le dije que debía tomar una decisión:

¿Quieres ser la mejor odontóloga del mundo o ser una odontóloga millonaria?

Esto, porque muchas veces las personas nos empecinamos en la perfección, queremos ser los mejores para nuestros clientes, e invertimos tanto dinero, tiempo y energía en la perfección, que jamás tenemos tiempo de darnos a conocer y atraer nuevos clientes. Esto nos sucede especialmente a los que amamos nuestro trabajo. Personalmente también me pasó. Aunque ya estaba dictando seminarios de hasta 3 días intensivos en forma exitosa, siempre quería seguir perfeccionándome, no importando cuantos viajes, certificaciones o experiencia tuviera. Siempre quería ser mejor y mejor. Hasta ahí todo bien, sin embargo cuando destiné todos mis recursos a ser mejor y le resté recursos a dar a conocer mi negocio, atraer más clientes e impactar a más personas, me di cuenta que mis servicios cada vez eran mejores pero no tenía a quién contárselo.

Algo que aprendí del genial T. Harv Eker en un seminario para dueños de negocios, es que debes destinar el 60% de todos tus recursos, dinero, tiempo, energía, personal, etc. al marketing... si, aunque no se vea políticamente correcto, al marketing!! Claro está que no puedes vender productos o servicios de mala calidad, el producto y servicio es importante, las operaciones son importantes, las labores administrativas, la limpieza, mejorar el producto, etc, etc. todo es importante! pero si te enfocas sólo en perfeccionar tu producto, serás el mejor, aunque nadie te conozca. De hecho, cuando compras un libro de la algún autor importante dice "N°1 en ventas", no dice "N° en escritura", así que te recomiendo trabajar para ser el mejor, pero ocuparte seriamente de ser capaz de vender lo que haces.

Y para finalizar quiero comentarte la conclusión que sacamos con Diana. Ella quiere ser la mejor odontóloga del mundo, olvidarse del dinero y poder ayudar a muchas familias que no pueden costear un buen tratamiento dental. Para eso, dejará de buscar la perfección (por ahora), trabajaremos en destinar más recursos al marketing de su negocio, lograr tener un negocio muy rentable, sistematizar su empresa para que funcione con o sin ella, y recién en ese momento enfocará toda su energía en ser la mejor, estudiará mucho más, y ayudará a muchas personas de manera totalmente gratuita. ¿Lindo plan cierto? Por eso me encanta mi trabajo!

Saludos cordiales, Claudio Olmedo.