Mi Mejor Día del Amor

Mi Mejor Día del Amor

Hoy, en Chile y muchos otros países se celebra el día del amor y la amistad. En este día aflora el romanticismo en algunos, y en otros la tristeza por no tener un Tarzán o una Jane que les haga suspirar. Este es el caso de una amiga que me decía el otro día "Claudio, no me gusta el 14 de febrero, porque estoy sola". Ese día recordé lo que yo mismo había vivido y cómo este aspecto de mi vida también se relacionaba con las finanzas.

Así que le conté mi historia y la comparto con ustedes ahora también. Yo actualmente estoy muy enamorado, pero no siempre fue así. Algunos años atrás pasé largo tiempo más solo que Adán en el día de la madre. Me sentía solo e incompleto, triste, con baja autoestima y me pasaba el tiempo escuchando a la Yuri y Camilo Sesto (lo sé, no se ve muy sexy). ¡Adivina qué pasó entonces! ¡¡Comenzó a llegar gente a mi vida!! …¡y adivina qué tipo de personas!... eran solas e incompletas, tristes, con baja autoestima y que escuchaban a la Yuri y Camilo Sesto.

 

Primer aprendizaje: "Yo atraigo lo que soy"

 

Si quiero que lleguen personas a mi vida con ciertas cualidades, debo ser una persona con esas cualidades. Así que comencé un largo proceso de desarrollo personal, comencé a invertir en mi, en mi cabeza, en mi mentalidad y autoestima, decidido a convertirme en el tipo de persona con la que quería encontrarme... pero, ¿qué tipo de personas quería encontrar?

 

Segundo aprendizaje: "Las personas no consiguen lo que quieren porque no saben lo que quieren"

 

La vida te pagará el precio que le pidas, así que hice una lista con las cualidades de la persona que quería que llegara a mi vida. La describí en detalle, su altura, su aspecto, sus cualidades, sus hábitos. Incluso escribí cosas como "quiero que con tacos no sea más alta que yo" (porque si me conoces en persona, sabrás que no soy muy alto que digamos), "que no le guste beber alcohol o beba muy poco", "que no le guste trasnochar" porque yo ya estaba aburrido de salir hasta tarde en la noche, "que fuera muy hermosa (pedir es gratis así que aproveché), etc, etc, etc. Así que decidí esperar, soltando el resultado. Sin ponerme ansioso si es que no llegaba la persona adecuada.

 

Lo más hermoso fue que en el camino, aprendí a amarme. Me enamoré de mi, y decidí pasar algunas fechas clave completamente solo; como un año nuevo, por ejemplo. No porque estuviera haciendo un sacrificio, sino porque entendí que yo soy mi persona favorita, entendiendo de a poco que nada me garantizaba encontrar a esa persona de la lista. Así que disfrutaría el camino y sería absolutamente feliz conmigo mismo, fuera que llegara o no llegara.

 

Tercer aprendizaje: "Aprende a amar lo que tienes mientras consigues lo que quieres".

 

Hoy tengo el privilegio de tener una compañera maravillosa, que con tacos no es más alta que yo, que no le gusta trasnochar ni beber, que es muy hermosa y cumple con todos los deseos de mi lista. Además la admiro mucho, y aunque no es perfecta, es perfecta para mi. De hecho, vivió un proceso similar al mío y estamos muy alineados en nuestro propósito de vida.

Y aunque sigo escuchando a la Yuri, Camilo Sesto y otros cantantes de música para planchar, hoy mis días del amor son geniales, porque lo paso con mi persona favorita: conmigo.

Aun cuando esta es mi bella y real historia de amor, su aprendizaje se aplica a las finanzas perfectamente pues en esencia, todo lo que deseamos nos llega del mismo modo:

 

1.- Yo atraigo lo que soy.

 

Si deseo ser una persona próspera, debo desarrollar la mentalidad de una persona próspera. Al caminar, camino seguro, erguido. Al hablar, hablo claro y expongo bien mis ideas. En mi mente me veo satisfecho, con todas mis necesidades cubiertas. Me miro al espejo y veo un hombre pleno, seguro de sí mismo, capaz de lograr todo lo que se propone. Me digo palabras de afirmación. Miro mi refrigerador lleno, me veo compartiendo con otros la abundancia. En fin, creo una programación tan firme que no tengo duda de quien soy, y ¡adivina que! Ese tipo de personas se acercan a mi.

 

2.- Las personas no consiguen lo que quieren porque no saben lo que quieren.

 

En mi historia de amor yo no sabía lo que quería así que no sabía si estaba frente al amor de mi vida o simplemente a una chica linda. Cuando sabemos y podemos definir exactamente el monto que deseamos para vivir, el camino se comienza a hacer más claro. En nuestro seminario de dos días Abundantemente, trabajamos en forma extensa este tema y las personas nos comentan con mucha alegría los excelentes resultados que obtienen al enfocar su atención a lo que desean pudiendo incluso sobrepasar sus expectativas.

 

3.- Aprende a amar lo que tienes mientras consigues lo que quieres.

 

Uno de mis mentores en el tema de negocios y abundancia, T Harv Eker, dice “¡Tus ingresos pueden crecer únicamente hasta donde crezcas tú!”. Así que mientras estás en este proceso de crecimiento, ama lo que tienes: a ti mismo/a. Si tienes un auto viejo y deseas uno nuevo, primero agradece el que tienes! Sé que no es muy fácil cuando hemos vivido años “metiendo la pata” con malas decisiones financieras pero "Chucky" (como le llamamos a la mente en Abundantemente), ese muñeco diabólico que nos habla a cada momento y jamás se calla, te enjuicia, juzga y castiga a cada momento, porque te quiere mantener seguro. No sabe que en ti está todo el poder que te llevará a salir de esa situación y vivir una vida extraordinaria.

 

Si estas solo el día de hoy, mi consejo es: ámate a ti mism@ y sinceramente creo que hay personas mejor capacitadas para ayudarte con eso. Si deseas cambiar tu mentalidad de escasez que no te permite surgir y quieres realmente sacarte ese chip que te lleva a tener los mismos resultados siempre, revisa el siguiente link donde podrás tener más detalles sobre nuestro seminario.

Conocer AbundanteMente AQUÍ

¡Te invito a pasar el mejor día del amor de tu vida!

Con amor, Claudio Olmedo.

PD: Ahhhh, compártelo si te gustó?