¿Cómo va tu relación con Chucky?

¿Cómo va tu relación con Chucky?

Si has asistido a nuestro entrenamiento presencial "AbundanteMente" sabes muy bien de lo que estoy hablando. Si no, te cuento que llamamos Chucky a esa ruidosa voz interna que no para de hablar, de culparnos y culpar a otros, y de asustarnos para que nos quedemos en nuestra zona cómoda... sí, adivinaste bien! llamamos Chucky al Ego, ese falso YO que nos hace ponernos máscaras para aparentar lo que no somos porque quienes somos no es suficiente... para él. Advertencia: Una señora que leyó este artículo se desmayó cuando puso en práctica estas preguntas. Otro señor perdió un brazo, así que si vas a seguir leyendo, es bajo tu propio riesgo. Así, este amiguito inquieto se opone a esa vocecita tranquila y apacible, el espíritu, quien no nos grita, si no que debemos callar los alaridos de Chucky para poder oírla. ¿Y por qué este artículo medio espiritual dirás tú? Por que en los últimos meses mi vida se ha enfrentado a desafíos que me han mostrado a mi Chucky interno frente a frente, y aunque pensaba que lo tenía dominado, me di cuenta que nunca está muerto, sólo está dormido... y despertó hace unos meses! Si eres humano, probablemente te ha pasado algo similar, así que quiero compartirte 3 preguntas poderosas que me han ayudado a callar al Ego y recuperar mi paz interior.

1.- ¿Por qué te sientes amenazado?

Si estás en una discusión improductiva, sientes que vas a explotar, tienes ganas de juzgar a los demás y a ti mismo, y todas esas cosas extrañas que nos encanta hacer a las personas, te invito a hacerte esta pregunta, ¿Por qué te sientes amenazado? Cada vez que yo me la hago, me doy cuenta que nadie me está haciendo nada y es mi mala interpretación de las cosas la que me afecta. Es increíble darse cuenta que en la mayoría de los casos no hay amenaza alguna!!!! pero explotamos porque nos sentimos amenazados de manera automática por cualquier cosa que alguien diga o haga.

2.- ¿Prefieres tener la razón o ser feliz?

Muchas veces nos encontramos con personas a las que queremos hacerle cariño con un zapato. Te entiendo, sin embargo muchas veces caemos en conflictos ficticios, que no tienen sentido, excepto el que le damos nosotros y que mantiene viva esa lucha absurda. Estos conflictos pueden desaparecer rápidamente si te haces esta pregunta... ¿Quiero tener la razón y ganar esta discusión, o quiero ser feliz? ¿Qué prefiero? Pruébalo, es poderoso, ya que los seres humanos tenemos la necesidad imperiosa de tener la razón, nos domina y nos hace crear situaciones en donde ambas partes pierden (aunque el Ego quede intacto).

3.- ¿Realmente estoy molesto por el motivo que creo?

La mayoría de las veces no estamos molestos por el motivo que creemos. Chucky nos engaña para culpar a los demás pero en realidad usamos la experiencia de otros para molestarnos. ¿Has escuchado de la ley del espejo? esa que dice que vemos en los demás lo que nosotros tenemos. Por ejemplo, si te sientes maltratado es porque de alguna manera te estás maltratando o maltratando a otros. Esto de verdad cuesta creerlo, a veces decimos "Pero si yo no soy así", pero cuando de verdad lo analizas te das cuenta que tu tienes mucho de eso que te molesta del otro, y que en realidad lo estás usando como excusa por que ya tenías planeado molestarte... loco no? Se que estas preguntas y su explicación pueden sonar muy extrañas, pero haz la prueba, ponlas en práctica y comprueba como tu relación con Chucky comienza a mejorar, sus gritos comienzan a disminuir y empiezas a escuchar esa vocecita sutil, respetuosa y sabia, tu verdadero yo interior, tu espíritu. Y tú ¿Cómo va tu relación con Chucky? Comparte si te gustó este artículo y ayuda a tus amigos a dominar su propio Chucky! me lo agradecerás después... Con Amor, Claudio Olmedo.